DERMATOLOGÍA MÉDICA ACNÉ

El origen del acné es multifactorial pero fundamentalmente es genético, la herencia de padres o abuelos es determinante. Influyen también otros factores como desordenes hormonales, tratamientos inadecuados, medicación a base de cortisona, el estrés, algunos cosméticos o la supresión de anticonceptivos. Suele aparecer en la adolescencia aunque también puede verse en recién nacidos (acné neonatorum) y a partir de los 24 años (acné del adulto).

Para tratar a estos pacientes se recurre a exfoliantes y tópicos. En caso de inflamaciones serán necesarios antibióticos orales durante varios meses y para las alteraciones hormonales, se utilizan anticonceptivos. Si estos tratamientos no fuesen efectivos, y según la gravedad del acné, se recurre al ácido retinoico oral.

En la mayoría de los casos el acné acaba remitiendo aunque siempre va a depender de la carga genética del paciente. Cabe la posibilidad de que persista toda la vida, aunque no es lo habitual porque la piel va cambiando con la edad. El acné está provocado por un exceso de secreción de la glándula y folículos pilosebáceos.